El 19 de octubre por el canal SYFY tendrá lugar el estreno de esta serie en España pero en controlceta hemos tenido la oportunidad de ver los dos primeros capítulos por adelantado y así haceros una breve reseña de lo que podeís esperar.

‘The Twilight Zone’ regresa con una segunda temporada en la que mantiene la forma y la esencia de la primera. Capítulos autoconclusivos en los que se cuentan historias que comienzan como algo aparentemente ordinario, pero en las que en seguida apreciamos los elementos paranormales. Al igual que en la primera temporada, no hay terror, más bien misterio, por lo tanto entraba dentro de lo esperado.

Esta segunda temporada o, al menos, sus dos primeros episodios, sigue manteniendo también la irregularida. Es la otra cara de la moneda de los capítulos independientes. Al afrontar una historia nueva, con nuevos conflictos y dilemas y nuevas áreas exploradas, en cada episodio, provoca que la atención del espectador pueda oscilar.

Seguimos teniendo a Jordan Peele en el papel de narrador, lo cual es una gran noticia. Se exploran los límites de la realidad de distintas maneras, retando también al espectador a adelantarse a lo que está viendo. Y a preguntarse a sí mismo qué decisiones tomaría.

Sin contaros nada de los episodios para que os sorprendan como a mí y os hagais vuestras ideas, diré que en mi opinión le sigue faltando algo.

Como todo, dependerá del espectador que la vea y sus ideas. Para mí, ‘The Twilight Zone’ ganaría mucho si no se quedara en un territorio a veces tan plano. Si se atreviera a generar un mayor ‘miedo’ o una mayor alerta en el espectador. No quiero decir que tengan que ser películas de terror al uso, pero si que genere el suficiente nivel de angustia que me haga estar atento y alerta.

‘The Twilight Zone’ sigue siendo una de esas series que puedes hacer un maraton una tarde o fin de semana, sin hacerse pesado. Esa es la parte positiva de las historias autoconclusivas, que nos permiten saltar de un episodio a otro sin causar hastío.