Amada por muchos y defenestrada por otros tantos, de unos años a esta parte Telltale Games se ha convertido en una suerte de desarrolladora a la deriva víctima de su propio éxito. Quizás muchos no estén de acuerdo, pues la compañía ofrece unos juegos muy particulares donde la historia prevalece por encima de todas las facetas y donde el guión se muestra sólido y maduro, entonces ¿cuál es el problema? Remontémonos unos años atrás.

Hemos visto crecer y acompañado a Clementine durante 3 juegos.

En Diciembre de 2012, en pleno fervor por las buenas críticas cosechadas por su primera aventura con licencia de The Walking Dead, dicho juego obtiene el galardón más importante a nivel de industria en los afamados, que no reputados, The Game Awards. Dicho premio coloca a Telltale bajo la luz de todos los focos, para lo bueno y para lo malo. Quizás la raíz del problema vino de la mano de la malinterpretación que se hizo al catalogar a su juego como “aventura gráfica”. Esto llamó la atención de muchos quienes esperaban revivir la nostalgia de las icónicas aventuras de los 90 hoy ya prácticamente extintas. Y así, bajo los “esto no es una aventura gráfica” algunos comenzaron a cavar una tumba y esparcir tierra sobre las producciones venideras de la compañía. La dura realidad fue que el premio hizo un flaco favor a Telltale. A todas luces se buscó recompensar un punto de vista nuevo y original en la industria, sin embargo el hecho de que objetivamente el curso había ofrecido mejores juegos logró un efecto contraproducente pues el foco mediático y la crítica, y dicho sea de paso los “haters” centraron sus esfuerzos en denostar la experiencia que The Walking Dead nos ofrecía y poner en duda la reputación de The Game Awards.

Un ejemplo de las elecciones que podemos hacer para llevar las conversaciones a nuestro terreno.

Centrémonos en el juego. The Walking Dead llegó a nuestras vidas como una aventura que tenía lugar en el universo comiquero creado por Robert Kirkman justo cuando la serie televisiva gozaba de la salud que la frescura de su propuesta aún conservaba. Bajo el pseudónimo de aventura gráfica recibíamos lo que en realidad era una propuesta conversacional donde supuestamente nuestras acciones tendrían consecuencias en la trama de la historia. El juego cumplía y su estética le aportaba una belleza visual propia de un comic. Por si fuera poco la narrativa y su guión se acercaba más a las series que podemos encontrarnos hoy en día en plataformas como Netflix o HBO que a las historias más bien poco inspiradas que hasta la fecha veíamos en las producciones videojueguiles (teniendo en cuenta siempre notables excepciones). Su frescura hizo que perdonásemos varios errores técnicos y no está mal decir que su nota de 89 en Metacritic es merecida. Además y aunque criticado, aquí vimos el origen de los juegos por episodios que imitaban el formato serie televisivo dónde podíamos adquirirlos por separado a un módico precio y en el que era frecuente poder jugar el primero de ellos gratuitamente para ver si nos gustaba y ya de paso “engancharnos¨ a la trama. Así, Telltale decidió explotar la gallina de los huevos de oro firmando otras licencias de reputación para llevar a cabo más juegos con los mismos principios. Un nuevo género había nacido.

Gracias a The Wolf Among Us conocimos un poco más el universo creado por Bill Willingham

 

En los años siguientes vimos la llegada de una segunda y tercera temporada de The Walking dead con un spin-off protagonizado por Michonne, acogimos con entusiasmo la entrega de Juego de Tronos, recibimos de brazos abiertos aunque con algo de escepticismo un juego basado en el universo Borderlands y otro en el de Minecraft, conocimos el mundo de fábulas de en The Wolf among us de Bill Willingham y ya cansados de la fórmula decidimos dejarnos engañar y confiar en que Batman The Telltale Series innovaría en algún sentido.

La escena de sexo entre Batman y Catwoman es un buen exponente de la madurez que alcanzan las historias de Telltale. Digna de película

Los títulos fueron cayendo y aunque todos son interesantes propuestas narrativas, todos y cada uno adolecen de los mismos problemas. Lo que los jugadores perdonaron el primer día, ya no lo perdonaron en entregas posteriores. Si bien los juegos lucían un apartado artístico envidiable, técnicamente no suponían ningún reto en ninguna de las plataformas en las cuales veían la luz entre las que encontramos sistemas Android o iOS, PC, OS X, PS3, PS4, Ps Vita, Xbox 360 o Xbox One. Por ello era y es injustificable ver las constantes caídas de frame-rate en todas y cada una de ellas. Además dicha estética se ha repetido constantemente en todos los juegos restando cualquier atisbo de originalidad. El apartado sonoro sigue a día de hoy sufriendo desincronizaciones con el visual e incluso desaparece en momentos de acción. En España además contemplamos con pena ya no sólo el hecho de que nunca han sido doblados a nuestra lengua, sino además de que no contamos con el castellano como idioma a elegir entre los subtítulos, teniendo que conformarnos con un español neutro que nos resulta artificial. Además es común ver cómo sin ninguna razón aparente los subtítulos desaparecen o aparecen directamente en Inglés. Y todos aquellos que hablen Inglés podrán apreciar además la calidad de la traducción donde muchas veces lo que podemos leer no se corresponde con lo que oímos y lo hace independientemente de la naturaleza de lo que se quiere decir.

Los cameos con los personajes de la serie de Juego de Tronos son constantes en la aventura de Telltale, pese a que sea una historia independiente de ésta.

Poco a poco la fuerza de la historia se hizo insuficiente y las producciones seguían careciendo de jugabilidad alguna, pues ésta se basaba en una serie de Quick Time Events poco inspirados y que no suponían reto alguno, pues si pierdes, la próxima vez que lo intentes te encontrarás con exactamente la misma acción a contemplar.

Otra lacra que arrastraban los juegos era el factor decisión-consecuencia pues en muchos casos tenía cierto truco. Uno podía alterar el curso del juego con sus decisiones a corto plazo pero a la larga el resultado, y con ello el final era prácticamente el mismo. Esto, que podría llegar a ser anecdótico tenía el inconveniente de ensuciar la experiencia una vez que se conocía su funcionamiento. Si llegado el caso tu personaje debía escoger a quién salvar entre otros 2, sabías que en cierto momento el personaje salvado también moriría para que la historia continuase en un cauce común.

Quizás decir que este género creado por Telltale no goza de buena salud sea faltar en cierto sentido a la verdad pues actualmente las ventas aún respaldan a la desarrolladora aunque eso sí, con un importante frenazo. Y todos aquellos que disfrutaron en su día o aún lo hacen pueden tener razones para ser optimistas ya que la nueva franquicia firmada por Telltale, Guardianes de la Galaxia ya ha mostrado sus primeras imágenes y al menos, el apartado visual ha experimentado una renovación en cuanto a lo que veníamos viendo, así que, ¿Quién sabe? ¿Volveremos a ilusionarnos con Telltale Games?

Leave a Reply