Rise and Shine es una de esas sorpresas que de vez en cuando nos encontramos bajo el disfraz de juego Indie. A primera vista todo parece indicar que ante nosotros tenemos  un clásico run and gun, sin embargo el juego esconde muchísimo más. La aventura comienza en Mundojuego, un planeta que es una auténtica oda al mundo del videojuego y que está siendo invadido por invasores de otra galaxia. Así, nuestro héroe Rise  heredará la famosa pistola con personalidad propia Shine de manos del guerrero legendario y emprenderá una aventura para intentar poner fin a la invasión, todo ello en clave de humor y homenajeando en todo momento el universo videojueguil.

El juego de Adult Swim Games atrapa desde el primer momento. Sus mecánicas son sencillas pero su ejecución exige de cierta habilidad para prosperar en los diversos retos que esta aventura de scroll lateral nos propone. El control funciona con una precisión sorprendente, sin embargo el apuntado necesita práctica y paciencia aunque hay que reconocer que es muy agradecido, tras unas partidas veremos que Shine responde a nuestros comandos a la perfección.

El juego exigirá de nosotros mucho más que habilidad a la hora de disparar y escondernos, exigirá cierta planificación en muchos casos. Moriremos, y moriremos mucho. Esto es sin duda parte del encanto del juego, se convertirá en un ejercicio de ensayo y error, como si de la película “Al filo del mañana” se tratase. Se agradece que el respawn es instantáneo por lo que no desesperaremos ya que no hay cargas de ningún tipo.

La acción que nos encontraremos será variada, de esta manera tendremos combates frenéticos al más puro estilo Metal Slug, combates en los que deberemos buscar coberturas como en Gears of War, puzles e incluso una fase de shoot em up que emula a las clásicas recreativas espaciales. Son muy interesantes las posibilidades que la pistola Shine nos ofrece, desde cambio del tipo de munición para atacar a diferentes enemigos hasta diversas aplicaciones como lanzar pequeñas bombas o guiar la dirección de las balas. Esto último recuerda mucho al control que podíamos hacer del batarang en la saga de Batman Arkham aunque aquí funciona  incluso mejor. Además podremos parar balas con las nuestras lo que hará que no siempre tengamos que esquivar y movernos. A medida que avancemos, las situaciones y por tanto las mecánicas se irán haciendo más variadas y divertidas y cada enemigo tendrá su propia forma de ser derrotado.

En el apartado técnico hay que reconocer que Rise and Shine tiene un filón. No es gráficamente soberbio pero artísticamente tiene mucho encanto. Su estética cartoon nos recuerda (quizás en demasía) a lo visto en Valiant Hearts pero es de agradecer que por una vez este tipo de producto se escape del “pixel art” al que ya estamos demasiado acostumbrados últimamente. Además es estable incluso cuando la pantalla está cargada de enemigos y balas y en la versión analizada (Xbox One) en ningún momento se ha dado una caída de frame rate. La banda sonora tiene buenos momentos pero no es un apartado a destacar dentro de un producto que goza de mejores cualidades.

Sin duda alguna, los momentos que más he disfrutado Rise and Shine han sido todos los homenajes a la historia del videojuego que uno puede encontrarse. Muchos juegos, tanto clásicos como modernos  tienen su homenaje, y no solo eso, también aportarán sus propios personajes (con algún matiz eso sí) a la historia del juego. Sin ánimo de spoilear no los citaré pero podéis esperar encontraros con iconos del sector en papeles protagonistas, tanto en el papel de aliados como de villanos. Una gozada. Además, el protagonista será consciente en todo momento que está siendo manejado por nosotros y a menudo traspasará la cuarta pantalla o hará alusión a “los guías”. El homenaje va incluso más allá al reírse también de los propios clichés que a menudo se dan en los videojuegos (villanos que se preguntan porque siempre están cerca de bidones incendiarios, plantearte porqué siempre encuentras una linterna cerca de las zonas de oscuridad, etc).

El único pero que puedo encontrar en esta joya es su extensión. No es un juego corto en cuanto a duración pues tendremos que jugar y re-jugar varias fases para poder salir adelante debido a su dificultad, sin embargo su extensión si se antoja breve, 14 escenas (que no fases). Puede llegar a tener una duración de entre 5 y 8 horas (dependiendo de la pericia del jugador) aunque una vez quieras rejugarlo para completar los coleccionables y ya con práctica y conociendo bien el recorrido la experiencia podría ser muchísimo más breve. De todas formas, sería injusto exigir más a un juego con un precio tan reducido (15 euros).

La conclusión es que Rise and Shine es una pequeña obra de arte. Los jugadores de corte más clásico serán lo que le saquen más jugo tanto por el tipo de jugabilidad como por el constante homenaje al mundo del videojuego, sin embargo sus mecánicas también atraparán a todo aquel que decida darle una oportunidad. Brillante.

  • 9/10
    Rise and Shine. Análisis - 9/10
9.0/10

Resumen

Una grata sorpresa en forma de juego Indie que hará disfrutar tanto a los jugadores de corte más clásico como a las nuevas generaciones. Difícil, divertido y nostálgico garantiza horas de diversión. Su precio reducido hacen de la compra algo imprescindible.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.