Cuando crees que Nintendo no va a poder hacer nada más original con los Miis que Tomodachi life te sale con un juego que lo supera en casi todos los aspectos, y es por ello que merece un artículo en el que se hable un poco acerca de este juego y sus locuras.

Miitopia es un RPG por turnos en el que manejamos a nuestros Mii. La historia es simple pero cumple su función: Un ser maligno llamado archimago se ha dedicado a robar las caras de los ciudadanos y es nuestro deber ayudarles. Para recuperar sus expresiones tenemos que derrotar a los enemigos a los que el archimago se ha dedicado a ir poniendo caras usando las robadas. Cuantas más personas ayudemos más mejoras recibiremos para los combates.

Empezaremos escogiendo a un protagonista, y poco a poco iremos teniendo compañeros, a los que debemos de asignar una profesión y una personalidad entre varias. Las personalidades, aunque se terminarán repitiendo, son bastante variadas, las profesiones… son más numerosas, pero hay algunas un poco absurdas, y considero que habría otras opciones más adecuadas y que igualmente fueran originales. Algunas clases o profesiones no las desbloquearemos hasta que avancemos en el juego, lo que hace que nos motive a seguir jugando para cambiar a un personaje a una clase más adecuada.

Por supuesto es más que recomendable (sino obligatorio) utilizar a Miis que hayamos creado u obtenido de amigos, ya que es divertido verlos interactuar. Puesto que asignamos personalidades distintas, pueden haber roces entre según qué compañeros, y esto afectará a los combates, pudiéndose ayudar si se llevan bien o molestarse el uno al otro si han discutido últimamente. De todas formas, es muy fácil habituarse a los combates, aunque quizás demasiado, ya que solamente podremos controlar al personaje protagonista, y los demás serán controlados por la máquina. Esto tiene su lado positivo, ya que son bastante rápidos y dinámicos (además de que la inteligencia de los personajes es bastante acertada) pero es una lástima que no exista la posibilidad de manejar a los cuatro luchadores a nuestro gusto.

Los personajes van aprendiendo habilidades automáticas asociadas a su personalidad y clase y que surgen de forma azarosa, y otras que son las técnicas de toda la vida. En cualquier caso, solo manejaremos las de nuestro personaje principal. Lo que si podemos hacer es decidir si curar, aumentar el ataque, crear una barrera protectora… entre otras cosas, usando los llamados “saleros”, lo cual nos hace tomar un poco el control de lo que va pasando en el combate, y no solo relegar todo en nuestro personaje.

Otro aspecto a tener en cuenta es la comida y el equipamiento. Cada personaje tendrá gustos distintos, y no se simplifican solo a “me gusta” y “no me gusta”, sino que hay más matices. Del mismo modo, cada comida subirá unos valores diferentes, y por supuesto la efectividad viene dada por cuánto le guste al Mii esa comida. Igualmente hasta que no lo pruebe no sabrá si le gusta o no, por lo que lo mejor es intentar dar a todos los Miis a probar cada comida una vez al menos. Hay muchísimos tipos de alimentos, y nos costará conseguir todos.

El equipamiento es un poco más latoso, y es que solamente podemos comprar a los Miis cosas cuando estemos en la posada. Igualmente no podemos comprar cosas siempre que queramos, sino que tenemos que prestar atención a cuando un personaje quiere algo y comprarlo en ese momento. Normalmente irán a por lo que decían, pero habrá veces en las que comprarán otra cosa, aunque nos devolverán lo que no se gastaron (faltaría más). Debo decir que hay trajes muy mejorables, y que todos siguen el mismo patrón, por lo que es algo que podría haberse mejorado, y más teniendo en cuenta la variedad que había en Tomodachi life. Sobre este juego, decir que podemos transferir personajes que hayamos creado, lo cual es interesante, ya que el Tomodachi life nos permitía teñir el pelo de los personajes, y hace que sean más variados y llamativos.

Ahora hablemos del último punto, y el que quizás está menos trabajado: las mazmorras. El juego se desarrolla en diferentes entornos, pero solamente iremos en línea recta de forma automática y tendremos que escoger entre un par de direcciones para seguir caminando recto, cruzándonos con enemigos y algún que otro cofre. Esto convierte al juego en algo un poco repetitivo, y se hubiera agradecido más variedad de exploración, teniendo en cuenta que intenta ser un RPG. Debo destacar que algunas pistas de audio son bastante buenas, y no esperaba que el juego tuviese una banda sonora tan aceptable. Me he encontrado buscando algunas musiquillas para poner de fondo mientras trabajo, así que en ese sentido es todo un logro.

Como conclusión, es un juego que no va a gustar a cualquiera. Si tienes varios Miis interesantes que poner y te gusta verlos interactuar como pasó en Tomodachi life, te gustará el juego, pero hay que tener en cuenta el factor repetitivo. Empiezas jugando mucho porque engancha, pero poco a poco se van reduciendo las horas de juego por esa monotonía. Igualmente yo sigo jugando e intentando limpiar todo el mapeado yendo por todos los caminos, por lo que es un juego que va por gustos. Nintendo ha puesto una demo gratuita que viene perfecta para saber si este juego es para ti.

  • 7/10
    Gráficos - 7/10
  • 7/10
    Historia - 7/10
  • 7/10
    Control - 7/10
  • 8.5/10
    Jugabilidad - 8.5/10
  • 8.5/10
    Sonido - 8.5/10
7.6/10

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.