Microsoft ha hecho hoy pública la compra de Bethesda softworks propietario de franquicias tan importantes como “Wolfenstein”, “The Elder Scrolls”, “Fallout”, “DOOM”, “Dishonored”.

Para ser más exactos Microsoft ha comprado ZeniMax Media, la compañía propietaria de Bethesda.

A pesar de que en Microsoft todavia no se ha hablado de una exclusividad de los juegos parece una estrategia más que evidente en su lucha de exclusivos con Sony y su Playstation, la cual estaba perdiendo.

Su intención es evidentemente la de mejorar su cartera de exclusividades en Game Pass. Como demostro con el comunicado en el que habla de futuros juegos de Bethesda (“unos anunciados y otros no”) para Xbox y PC.