En el momento en el que escribo estas líneas tengo sentimientos encontrados. Por una parte entiendo que el sector del videojuego está creciendo en España de manera tangible y que es de valorar que cada vez con mayor frecuencia se celebren festivales dedicados al sector en nuestro país, en el caso de la Madrid Games week con repercusión “casi” internacional. Es en este punto donde veo que todo se va al traste. Entiendo que sea difícil organizar un evento que pueda estar al nivel de una Gamescom por ejemplo como la que se realiza en Alemania, pero entiendo que nuestra feria roza el ridículo internacional. Microsoft no acude, Sony realiza una conferencia que daba la sensación a todas luces de ser improvisada donde no se anuncia nada y se dedica a darnos cifras, el día de prensa no se respeta y se venden entradas al público a cambio de unos euros de más con respecto a su precio en los días orientados al público general… En fin, un despropósito. Lejos de trolear, os digo sinceramente que me duele que un artículo que estaba encaminado a ser una crónica se va a quedar en una mera opinión y fotogalería.

108746.alfabetajuega-madrid-games-week-2015-01052015
El Jueves día 1 prometía ser apasionante. Día dedicado a prensa y el plato fuerte, conferencia de Sony. Ni uno ni otro. Nada se puede destacar de la conferencia de Sony salvo su insistencia en que copan el 80% de la cuota de mercado y que habrá descuentos para los suscriptores del servicio plus en gasolineras y algún otro comercio y la llegada de Netflix a la plataforma. ¿Juegos? Cri cri..

índice
Controlceta acudía por primera vez con acreditación de prensa pero nos encontramos con un evento masificado gracias a la venta de entradas Premium para público general. A cambio de comprar una entrada al doble de su precio habitual uno podía acceder al recinto este mismo día coincidiendo con la prensa y con la esperanza de no encontrar un aforo desbordado. Mala suerte, no fue así…
Habiendo ya probado alguno de los títulos más esperados en otros eventos, pudimos ahorrarnos las colas masivas que había en juegos como Battlefront pero no en Dark Souls III al que por fin echábamos el guante. Escenarios más grandes y complejos con una estética que recuerda a Bloodborne aunque es justo decir que gráficamente está por encima. Se han aprovechado la potencia del nuevo hardware para ofrecer una espectacular iluminación volumétrica, que mejora muchísimo el aspecto gráfico. Esto junto a un complejo y notorio sistema de partículas, y físicas avanzas del viento, que mueven los tejidos y los millones de partículas de ceniza que envuelven los escenarios. La jugabilidad, que si bien es continuista, tiene algunos cambios. El combate es más rápido y ágil, sin llegar al extremo de Bloodborne, pero con un ritmo notoriamente mayor respecto a anteriores Souls.IMG_3495
Nintendo ofreció un stand para jugones pero sin ninguna novedad con respecto a lo que podemos jugar en nuestras casas a día de hoy. Es la zona donde más Cosplay se vieron por metro cuadrado y un gran dragón Sheeron indicando que ya podíamos jugar a Dragon Ball Extreme Butoden.

IMG_3491

IMG_3499
En el stand de Sony se podía jugar a la revisión de Uncharted, entrar en la cabina del índice Until Down o ver los campeonatos de NBA2K, Fifa o Proevolution en la pantalla gigante. Contaba con una acogedora sala de cine donde una chica simulaba jugar a la demo extendida de Uncharted 4 que ya vimos en el E3 y donde nos llevamos un poster de obsequio. Algo es algo.

IMG_3486
Una de las principales atracciones de la feria era la realidad virtual de Sony, PlayStation VR. Para evitar que la gente perdiese tiempo en la cola la empresa tuvo el detalle de ha establecer un sistema de reparto de horarios a primera hora de la mañana hasta completar el su aforo. Acudí muy escéptico pero me llevé muy buena impresión. Lejos de marearme encontré la experiencia bastante inmersiva, si bien es cierto que seguramente la demo que probé reúne todas las circunstancias para que esto sea así. Dicho juego era Kitchen, un juego de terror en primera persona que promete mucho…

IMG_3482
No podían faltar a su cita anual juegos como los Assassins Creed y Call of Duty de turno, colas que hacían a uno huir despavorido.
Sin duda lo mejor de la feria fueron las desarrolladoras indies españolas a las que se le dio mucha coba y donde pudimos ver la presentación de lo nuevo de Delirium Studios, Los delirios de Von Sottendorff y su mente cuadriculada o el segundo episodio de Blues and Bullets entre lo más destacado. Sin duda lo mejor de la feria. Choca ver como no hubo noticias de lo que se podría calificar como indie triple A, Rime. ¿A qué esperan? ¿A la feria de París? Si para algo de lo que podemos presumir…
En lo visual la feria destaco con atracciones como tirolinas, pantallas gigantes, tiendas de merchandising, el salto de fe de Assassins Creed, stands para cantar o tocar la guitarra con los juegos musicales y una larga serie de etcéteras que no vienen al caso. Los e-sports tuvieron su propio pabellón  donde uno se perdía entre tanto quinceañero atiborrado de latas de RedBull jugando a Call of Duty.
En resumidas cuentas, más grande pero no mejor. A años luz de las grandes ferias me quedo con la sensación de que ni siquiera podemos presumir del producto nacional. La feria se ha quedado en algo así como ‘paga por jugar a esta demo’ y poco más. Una pena.
IMG_3488

IMG_3490

IMG_3492

IMG_3498

IMG_3487

IMG_3497

IMG_3496

IMG_3493

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.