Hace tiempo que el sello “Original de Netflix” viene siendo sinónimo de producto de calidad, Luke Cage sin embargo, y junto a otras producciones de reciente factura, viene a poner en duda dicha afirmación. ¿Cuál es la razón? Seguid leyendo.

Víctima de su propio éxito con la primera temporada de Daredevil, Netflix decidió extender el acuerdo con Marvel y lanzar más productos del corte con una serie de personajes que confluirían en una producción única que englobaría a todos juntos y que llevaría por nombre Los Defensores. Así pues en 2015 vimos Jessica Jones y este 2016, junto a la segunda temporada de Daredevil ha llegado Luke Cage.

Luke Cage narra los eventos posteriores a lo visto en Jessica Jones, serie donde se presentaba al bueno de Luke. Así pues, vemos al personaje alejado de la cocina del infierno y asentado en un nuevo entorno, Harlem, que a su vez se convertirá en un protagonista más. Es aquí donde nos encontramos una de las principales virtudes de la serie, la atmosfera. Harlem se intuye como una ubicación que cobra vida de por sí. No necesitaremos recurrir a callejones oscuros para ver la depravación idónea en la que los superhéroes se mueven como pez en el agua. La producción raramente abandonará este distrito de Nueva York y cuando lo haga apenas aportará buen contenido, con la salvedad del episodio de Seagate.

Marvel’s Luke Cage

El principal problema que Luke Cage trae bajo la manga es el no haber aprendido de los errores de Jessica Jones. Así, veremos que la serie se extiende en el tiempo muy por encima de lo que podría ofrecernos en términos de contenido, y una trama que podría dejar muy buen sabor de boca en 6 u 8 episodios se extiende hasta los 13 solo con la intención de cumplir el número de episodios estándar impuesto por Daredevil y que parece que Netflix quiere cumplir a rajatabla en sus producciones Marvel. He de reconocer que durante los primeros 5 episodios la serie tiene gancho y empaque y me entretuvo de buena manera, sin embargo poco a poco decae y se hace monótona y en ciertos momentos roza el absurdo. Sin profundizar  demasiado y evitando cualquier tipo de spoiler solo adelantaré que pasaremos de un buen villano coherente con el ritmo de la serie a uno totalmente histriónico y fuera de lugar, que corresponde más a lo que podríamos ver en otro tipo de producciones como las de DC en la pequeña pantalla donde se busca que prime el carisma y donde lo único que se logra es  alterar el clima de la serie en una sobreactuación incoherente con la mitología del personaje mostrada hasta el momento.

Luke Cage arranca muy fuerte en primera instancia. Los personajes quedan dibujados en un primer capítulo sobresaliente donde la escenografía impacta y la producción recibe estilo propio. Basta echar un vistazo al club de Cottonmouth para entender esto (ubicación que haría sonrojarse a lo visto por ejemplo en Gotham con el club de Fish Mooney).

Acusada de falta de ritmo por buena parte de la crítica, yo no detecto en este asunto el problema. El ritmo lo marca el personaje y pese a sus poderes, no necesitaremos ver escenas de acción en todo momento para nuestro disfrute. La serie es pausada por momentos y en cierto modo se agradece, de hecho aún más cuando vemos lo mal rodadas que están las escenas de acción. Nos creemos fácilmente que el protagonista reparta estopa por su físico hercúleo, pero poco más.

El casting no se libra del carácter irregular de la producción. Su protagonista  Mike Colter posee un gran impacto visual y es de admirar su parecido con su versión de comic, tanto la actual como la original de los 70, cuando el personaje respondía al nombre de Power Man y de la que veremos algún guiño, sin embargo va poco más allá. En Jessica Jones no tenía química alguna con Krystine Ritter (lo cual es comprensible porque el papel de ésta tampoco ayudaba), y aquí tampoco lo hará con ningún personaje con el que se relacione.
Simone Missick que interpreta a la agente Misty Knight no carece de dotes interpretativas como el anterior, pero es tan creíble en su papel de detective como en el de exjugadora de basket (esto tendréis que verlo en la serie para entenderlo). Mahershala Ali como el principal villano “Cottonmouth” ofrece un papel correcto dentro de un personaje mal escrito pero que funciona por momentos y que combina en buena manera con su prima en la ficción Alfre Woodard en su papel de Mariah Dillard, personaje de difícil calado pero que sale adelante. Otra víctima del flojo guión es Theo Rossi como “Shades”. Será un personaje que se quedará a medias tintas pese al buen hacer actoril de su intérprete. Es curioso que las mejores interpretaciones se verán en pequeños personajes que si tendrán gran trascendencia pero poca presencia en pantalla, como serán Ron Cephas Jones (Bobby Fish), Jaiden Kaine (Zip) o Frankie Faison (Pop). No puedo obviar el gran papel de Frank Whaley como Rafael Scarfe o a la siempre correcta Rosario Dawson (Claire Temple) que además actúa como el personaje conexión de todas las producciones Marvel-Netflix, una pena que pese a lo que aporta en pantalla siempre se la relegue al rol de “la chica del héroe”. Una vez repasado el elenco, le dedicaré unas líneas a Erik LaRay Harvey. Él solo, tanto su personaje Diamonback, como su sobreatuada interpretación dan una estocada de muerte a la serie, su llegada terminará con la sobriedad y Luke Cage pasará a ser Agentes de Shield, con todo lo malo que ello conlleva.

En el apartado sonoro diré que sin duda alguna el soundtrack es lo mejor de la serie, actuaciones en directo incluidas. Música de acuerdo al carácter de la serie y a la atmósfera creada por el encanto de Harlem. Las actuaciones que nos encontraremos en el club rozan la excelencia por momentos y aunque variadas todas comparten un elemento común, el buen gusto.
No espero que Netflix aprenda de sus errores en un futuro inmediato y casi puedo vaticinar un despropósito similar en la futura Iron Fist, sin embargo creo que una vez que Los Defensores vea la luz, los personajes pueden evolucionar para bien y sus tramas pueden mejorar.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.