3-problems-facing-captain-america-civil-war-732161

Hace apenas una década Marvel no podía hacer otra cosa que contemplar como sus personajes icónicos daban bandazos en el mundo del cine sin rumbo fijo. El reparto de derechos entre las grandes productoras hacía que cada cual llevase a su superhéroe adoptivo por su propia senda, sin un criterio unificado, sin unas pautas comunes y casi a su antojo. Fox echaba a perder una franquicia como los X-men con una caótica e incomprensible tercera entrega al igual que Sony hacía con su ya no tan flamante hombre-araña en Spiderman 3. Los 4 fantásticos, The Ghost Rider, Daredevil o Hulk entre otros hacían sus pinitos en la gran pantalla con diferentes resultados y a pesar de que muchos de ellos compartían productora, jamás se proyectó la idea de juntarlos en un universo común. Es por eso que cuando Marvel decidió coger las riendas de sus propios personajes con El increíble Hulk en 2008, uno no sabía a qué tipo de puerto llegaría aquel barco. Aquel barco derivó en flota y con varios buques insignia a la cabeza se ha convertido en una gran armada, una de las de fiar y que ha dado base a lo que hoy en día ya podemos llamar con orgullo un género en sí, el de los superhéroes.

NEMTVwPUVOPqRT_2_b

Para llegar a este punto, largo ha sido el camino, pero con un denominador común, un universo único dónde todos los personajes conviven, ya sea en el cine o en la televisión como son los casos de Daredevil o Jessica Jones por ejemplo. Ésta ha sido principalmente la virtud de las producciones de Marvel, aunque también ha provocado sus propios defectos y es que algunos apretamos el entrecejo al recordar las flojas Capitán América: El primer vengador  (2011) y Thor (2011) y que se hicieron a la carrera para poder anticiparse a la estupenda Los Vengadores (2012) la cual sin duda se convirtió en el auténtico punto de inflexión. Tras ésta uno acude al cine con ciertas garantías o casi, Iron Man 3 (2013) fue un pequeño traspiés.

original

 

Este Viernes 29 de Abril la tercera entrega de Capitán América llega a la gran pantalla bajo el nombre de Civil War con el pretexto de dar vida a un crossover que tuvo lugar en el universo marveliano de cómic en 2007 pero con el que comparte el nombre, la base y poco más. El capitán América protagoniza una cinta que tiene más de Vengadores que de Capitán América (valga la redundancia), quizás gracias al hecho de lo bien que funcionó la segunda entrega de uno de los iconos más carismáticos de la casa de las ideas. En aquella El Soldado de Invierno (2014) compartía aventuras con otros personajes del mismo universo como Falcon o La Viuda Negra bajo de la dirección de los hermanos Russo en un thriller apasionante que se alejaba un poco de las pautas del género visto hasta la fecha. Tal fue su éxito entre público y crítica (sobre todo en esta última) que enseguida se dio luz verde a una tercera entrega con Joe y Anthony Russo de nuevo a los mandos del timón. Si algo se había aprendido de la regular El primer Vengador era que Steve Rogers, como buen líder, funciona mejor en pantalla con un equipo al que liderar y unos valores que promover. Y ese es el quid de la cuestión pues los diferentes valores de cada héroe llevaran a éstos a una guerra civil que enfrentará a 2 bandos, el liderado por Tony Stark (Iron Man) y el liderado por Steve Rogers (El Capitán América). Sin ánimo de avanzar ningún contenido del film y evitar cualquier spoiler solo mencionaré que los mimbres de la confrontación ya vienen de atrás y son consecuencia de lo visto en anteriores películas.

capitan-america-3-capitan-america-3-civil

 

La película es una auténtica maravilla. Quizás uno pueda pensar que su principal reclamo pueda ser el ver a nuestros superhéroes favoritos darse de mamporros entre sí (lo cual fue la excusa para la creación del cómic en 2007) sin embargo da mucho más de sí. Tiene corazón, tiene buen guión y una excelente dirección.  La trama no presenta fisuras y se muestra sólida en todo momento. Uno cree en todo momento lo que está viendo gracias al camino labrado hasta la fecha. Puede que las representaciones de los personajes de Marvel en el mundo del cine disten en cierto modo de sus homónimos de cómic pero sus personalidades han sido tejidas poco a poco a lo largo de las películas precedentes (excepto las nuevas incorporaciones) y ya podemos decir que conocemos el terreno, pisamos sobre seguro. El asiento nos engullirá durante 147 minutos de puro espectáculo visual, sonoro y emocional. Algunos echamos de menos un no-se-qué en Los Vengadores 2 (2015) que aún no sabemos exactamente qué es pero que Civil War posee sin duda. Ningún amante del género super-heroico se sentirá defraudado pues probablemente se encuentren ante la mejor película hasta la fecha (no lo digo con la boca pequeña) y esto son palabras mayores pues últimamente hemos visto grandes referentes como Guardianes de la Galaxia (2014) o Deadpool (2016) pero que a diferencia de ésta pueden ser considerados paréntesis, productos frescos con un camino por labrar. Civil War va más allá, es la consecuencia de años de trabajo y cultivo que han dado como fruto la cohesión perfecta de un universo cinematográfico. Pone un nuevo precedente en la mesa y así mismo eleva el listón hasta un punto tan elevado que desconocemos si la próxima entrega de Vengadores llegará a alcanzar. Y si alguien aún tiene alguna duda, siempre quedará Spiderman…

marvel_s_captain_america__civil_war___re_logo_by_mrsteiners-d84h9ny

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.